Fundación Expedición Eólica

martes, 9 de marzo de 2010

Fiestecita Carnestolenda

Una de las mejores cosas que ofrece el carnaval es poder vivir la vida en colores. Grandes y chiquitos, altos y bajitos, rubios o indios viven sus mejores historias a través de un personaje de ficción. Unos lo hacen por motus propius, las más pequeños porque los papás quieren revivir en ellos sus fantasias o porque en el colegio preparan un acto con un montón de tonalidades para revivir una vez al año la vida del carnaval.
Esta vez lo viví de cerquita gracias a mi sobrina preferida, la más chiquita y la alegría de la familia, quien ahora forma parte del grupo de Danzas de la casa de la Cultura de Chacao, donde religiosamente asiste de la mano de su papá, y tanto ella como su comarca de amiguitas no pierden oportunidad de salir al ruedo cada vez que hay un sarao. Todo ello por supuesto con la ayuda de sus dedicadas profesoras de danza quienes las incentivan a mover el esqueleto cada vez que tienen una oportunidad, y si no la tienen la inventan.






1 comentario:

leonablanca dijo...

Gracias por tus palabras, excelente lectura, tambien disfrute mucho ese dia y e encantaria repetir algo parecido. Saludos amiga

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...